Me di el lujo de pedirme una guitarra a mi capricho y el resultado fue lo que esperaba. Una “teletrato”, como la bautizaron ellos (…). Soy de Misiones y no tuve la suerte de poder hablar con ellos directamente, pero la atención fue buenísima a la distancia, así que personalmente debe serlo aún mejor. Ya estoy pensando en mi próxima viola con Ovcak.